Seamos Optimistas, Seámoslo Siempre

A propósito de nuestras fiestas patrias....

Un día como hoy que escribo esta entrada 27 de julio 2020, hace 186 años nace en Piura, Miguel Grau Seminario,  nuestro héroe naval de Abtao y Angamos quien nos dejó un preciado legado, incluso reconocido por los que en su momento fueron nuestros enemigos.  Un líder reconocido como uno genuino e íntegro, El Caballero de los Mares, quien noblemente salvo de la muerte a 62 náufragos chilenos del Buque La Esmeralda, resultado del fragor de la guerra.  Grau retuvo por cinco meses con el Huáscar la inminente invasión del enemigo. Grau fue un esposo cariñoso y un padre preocupado por la educación de sus 8 hijos. Creo que Grau sabia de su destino, dar su vida por su Patria por el Perú, así lo dejo saber en una de sus frases que adelantara su determinación y heroísmo; “Si el Huáscar no regresa triunfante al Callao… tampoco yo regresaré”.

Nuestro país en medio de una pandemia que mantiene a nuestra infraestructura sanitaria colapsada y desbordada, con nuestros médicos, enfermeras, técnicos y administrativos desgastados. Nuestros Policías y Militares también infectados e incluso inmolados por cumplir con su deber.

Soy optimista porque he visto y he sido testigo de la solidaridad de mis colegas y compatriotas, muchos sensibilizados por el pedido de auxilio de quienes se han visto imposibilitados de ejercer sus trabajos y llevar si quiera algo de comer a sus familias.

Soy optimista por peruanos como Luis Barsallo conocido como el Ángel del Oxígeno quien perdió a su hermana por el COVID 19, y Mario Romero quien perdió la batalla contra el virus falleciendo, ellos atendían desde las madrugadas húmedas de Lima a sus clientes cobrando solo el precio justo  por el tan preciado Oxigeno Medicinal que muchos buscaban con desesperación y angustia para sus familiares que luchan por sus vidas en los hospitales.

Soy optimista por el doctor Manolo Fernández, de laboratorios Farvet quien lidera con la Universidad Cayetano Heredia el desarrollo de una proteína con anticuerpos que nos liberarían del COVID con un consumo de un huevo cada 10 días, proceso que podría culminar con una tratamiento preventivo y posterior  vacuna.

Soy optimista por la maestra Tanith Peña, que al saber que estudiantes de su región Loreto no recibían las clases del programa estatal Aprendo en Casa  por falta de internet inició una campaña para dotar de 500 radios a sus alumnos para que así su desarrollo no quede truncado.

Soy optimista por el maestro Walter Velásquez, quien con ingenio construyó un pequeño y atractivo robot que alimenta de contenido educativo que el mismo prepara con audios para que sus alumnos a quienes busca con la ayuda de un burro por los pueblos de Huancavelica, atraídos por la novedad puedan seguir sigan estudiando con entusiasmo.

Soy optimista por un peruano como Eduardo Juscamayta, Biólogo de la UNMSM quien ha creado una prueba molecular rápida con diagnóstico de una hora sin la necesidad de una infraestructura de laboratorios complejos y sofisticados equipos que hoy no tenemos.

Soy optimista por nuestra Marina de Guerra del  Perú quienes han desarrollado un respirador artificial SAMAY y han ya entregado más de 10 unidades de los 100 que entregarán al Sistema de Salud Pública.

Soy optimista porque cientos, miles de empresarios y emprendedores se están reconvirtiendo para mantener a flote sus empresas, sus negocios con creatividad y entusiasmo. No es ni será sencillo, al contrario es un camino empinado pero que todos y todas hemos decidido recorrer con hidalguía y coraje.

Nosotros los peruanos hemos superados etapas muy duras, oscuras y difíciles de nuestra historia reciente, como la guerra, la invasión, la hiperinflación, la dictadura,  la corrupción, el terrorismo, la pobreza extrema, y desastres naturales como el de Yungay, de Pisco y el Fenómeno de El Niño.

De algunas de ellas hemos salido con heridas que aún no cicatrizan por completo, tenemos por delante batallas pendientes para librarnos de otras, pero como hijos de Grau, solo con el compromiso real y decidido de todos peruanos y todas las peruanas, podremos defender nuestro Perú, del desánimo y pesimismo, porque somos tierra del Imperio Incaico, herederos de una cultura milenaria, capital de la Mejor Gastronomía del Mundo y del Pisco.

Hoy 28 de Julio que lees este blog, con pisco en mano te digo; Salud ! y que ¡Viva El Perú !

Comparte este contenido...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *